La semipresencialidad graduada ofrece al estudiante la posibilidad de cursar dos o tres veces por semana  y continuar con el material de autoaprendizaje en otros espacios y tiempos fuera de la institución educativa. El grupo de estudiantes avanza en conjunto y con un ritmo general homogéneo.